Destacados, En Portada, flora

Edelweiss (Leontopodium alpinum)

Comparte!La verdad es que no sé por qué he tardado tanto tiempo en escribir un artículo acerca de mi flor favorita… En fin, que no pude resistir la tentación y, […]
Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La verdad es que no sé por qué he tardado tanto tiempo en escribir un artículo acerca de mi flor favorita… En fin, que no pude resistir la tentación y, si no la conocías, yo te la presento: la Edelweiss. ¡Disfrutala!

A la Edelweiss se le conoce con muchos nombres, entre los que destacan el de Flor de Nieve, Estrella de Plata, Estrella de Nieve, etc.

Su nombre proviene de una combinación alemana, de Edel, que significa “noble” y Weiss, que significa “blanco”. Todo junto vendría a ser algo así como “Pureza noble”.

Desde el aspecto científico, su nombre Leontopodium proviene del griego, de Leon y Podion (pie), refiriéndose a que la planta se parece a las garras de un león, por su forma y vellosidad.

Su origen es asiático y se instaló en las cumbres europeas durante la era glaciar. Se sigue encontrando también en Asia.

Se ha convertido en flor nacional de Suiza y está implantada de forma más abundante en los Alpes. Pero también la encontramos en los Pirineos.

Verla es algo complicado, ya que nos obliga a superar la cota de los 1500m, hasta los 3.400m, que es donde habita. Es de peculiares características, porque crece de la combinación de altos niveles de radiación ultravioleta, baja presión atmosférica y temperaturas y humedad también extremas.

edelweiss zona trekking planoEs una planta de características perennes y herbáceas, con crecimiento sobretodo en terrenos calcáreos y rocosos, además de en zonas de barrancos y pastos alpinos. Suele durar entre 3 y 10 años.

Parta soportar el fuerte viento de las cimas, sus tallos son robustos y leñosos y pueden llegar a formar colonias de cerca de un metro de extensión. Pero sin duda la parte más característica de esta flor es que sus hojas son lanceoladas y con una vellosidad particular, la cual les protege de las heladas y la desecación. Todo ayudado por su espesa savia, que les previene de las bajas temperaturas de las cimas. Suele florecer entre julio y septiembre.

La Edelweiss es una especie de especial protección actualmente, está terminantemente prohibida su recolección, dado que el abuso de su recogida con fines decorativos y medicinales, han hecho que se extinga en muchos lugares.

Su flor es de gran valor ecológico, ya que dan alimento a más de 29 familias de insectos, que aprovechan sus aminoácidos de su néctar y que además son los que las polonizan.

Sin duda hablamos de una de las maravillas de la naturaleza, que jamás deja indiferente a todo alpinista que se tope con ella en plena trepada. Es siempre algo mágico de ver y muy especial para el que se considera amante de la alta montaña.

¿Y tú, te has topado con alguna? ¿Por qué no compartes tu foto con  nosotros? Envíala a la dirección redaccion@zonatrekking.com y en breve la publicaremos en este mismo artículo.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*