Destacados, En Portada, Fauna

El Conejo de campo (Oryctolagus cuniculus)

Comparte!En ZonaTrekking no podíamos pasar por alto, en lo que a nuestra fauna ibérica se refiere, a una de las estrellas indiscutibles y a veces tan olvidada. Por ello hoy […]
Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En ZonaTrekking no podíamos pasar por alto, en lo que a nuestra fauna ibérica se refiere, a una de las estrellas indiscutibles y a veces tan olvidada. Por ello hoy nuestro artículo se va para este simpático animalito, protagonista de mil y una fábula y que siempre nos sorprende con sus fugaces apariciones.


Nos encontramos ante un animal de espeso pelaje y de tonalidad parda y gris en el dorso, siendo blanquecino el vientre. Su cabeza presenta una forma redondeada y los ojos son azules y grandes. Las orejas le hacen inconfundible y pueden alcanzar casi los 8 centímetros. Tiene la cola corta y a diferencia de la liebre común, no posee la característica mancha de color negro en el dorso.

Pesa cerca de 1,5 kg y mide de 35 a 45 centímetros, incluida la cola.


Una manera fácil de distinguir al conejo de la liebre, aparte de su menor tamaño, es plegando las orejas hacia delante; en el caso del conejo no sobrepasan el borde del hocico.

 

Forma de vida:

Prácticamente lo podremos encontrar por todas partes en la Península y Baleares: bosques, praderas, llanuras secas… pudiéndolo encontrar hasta una altitud de unos 1500 m. Pero donde mejor se desenvuelve es en entornos más mediterráneos, repletos de coscojas y otros matorrales y con un suelo fácil de excavar. De ese podrán construir fácilmente sus conejeras, formadas por inacabables galerías, donde viven en colonias.

Lejos de sus horarios favoritos, que rondan sobre el crepúsculo, pasarán el resto del tiempo en sus madrigueras.

Reproducción:

pareja-conejos-zonatrekkingEl período va de marzo a septiembre. La gestación dura unos 30 días y pueden llegar a darse unos 3 o 4 partos anuales, dando a luz 4 o 5 crías.

Para este momento reproductivo tan especial y romántico, el conejo decide construirse una suite, creando así una cámara de unos 150 cm de longitud y a unos 50 cm de profundidad.

Tras parir, la madre amamanta a los conejitos durante  3 semanas, tras las cuales éstos abandonan la conejera a las 4 semanas.

 

Otras costumbres:

Marcan sus límites a través de las heces y parece que existe una fuerte jerarquía  entre los machos de la colonia.

Se desplaza a pequeños saltos y si se produce una situación de emergencia, el conejo se levanta sobre sus patas traseras, orejas erguidas, y ya estará preparado para la huida. Aquí tendrá una visión de 360º.

Al comer sus propios excrementos durante la noche, puede aprovechar las sustancias producidas por las bacterias de su intestino.

Se alimenta de plantas de todo tipo de plantas: yemas, hojas, cortezas, frutos y bayas, que son consumidos con gran velocidad.En ocasiones ingiere materia animal como dieta de apoyo.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*